¿Se puede aprender a amar de un modo auténtico?

68

Aprender a amar de un modo auténtico no es algo que se dé de manera natural, sino que requiere de un esfuerzo y una dedicación importantes.

Porque, para ello, hay que deshacerse de diversas creencias que contaminan el amor.

Creer que en el amor hay que sufrir, que los celos son una demostración de lo mucho que la otra persona te quiere, todo esto hace que un sentimiento tan puro se vuelva oscuro y se convierta en una fuente de infelicidad.

Sin embargo, si estamos tan condicionados por ese amor ¿cómo podemos aprender a amar de un modo auténtico? Aquí os dejamos algunas claves que requerirán de una gran fuerza de voluntad por vuestra parte.

El respeto es su base fundamental

Parece que está claro que para amar de un modo auténtico el respeto es indispensable, pero a la hora de la verdad todo se tuerce y parece olvidarse.

Una palabra malsonante, un intento de humillación, un desprecio encubierto…

Las faltas de respeto se camuflan bajo gestos y actitudes que parece que no vemos desde la perspectiva adecuada. Para ejemplificar esto, vamos a ver un caso de falta de respeto del que no solemos darnos cuenta.

El caso de Juan

Juan está un poco molesto con su pareja porque está conduciendo y esta no deja de repetirle que si ahora tiene que frenar, que vaya más despacio o que si debería de tener más cuidado al conducir, que no va solo.

Juan sabe que su pareja no hace estas advertencias por molestar.

Ella ha sufrido una accidente de coche en el pasado y ahora se siente muy insegura cada vez que va de copiloto con alguien, aunque confíe mucho en ese alguien.

Sin embargo, Juan es incapaz de gestionar esta situación y le puede lo molesto que está, así que hace oídos sordos y empieza a canturrear.

Su pareja se da cuenta, siente que habla con una pared y se calla.

Lo que debería haber hecho Juan es expresar su malestar, hablarle a su pareja sobre lo que sentía en ese momento, en vez de hacer caso omiso y empezar a entonar una canción para evitar tener que escuchar lo que tan incómodo le hacía sentir.

Esta falta de respeto hacia su pareja seguro que está presente en otros momentos de su vida. Por lo tanto, con el tiempo, la relación se verá minada y Juan no sabrá el motivo.

Él no será capaz de ver que las constantes faltas de respeto que pueda haber en su relación, aun camufladas bajo actos aparentemente inocentes, son las que harán que esta fracase.

Hay que dar ¿sin esperar nada a cambio?

Para amar de un modo auténtico hay que aprender a darle a la otra persona cariño, afecto, atención, compromiso… Todo aquello que a nosotros nos hace sentir bien, sin esperar recibir nada a cambio.

Sin embargo, en toda relación, dar y recibir tiene que ser algo que esté presente. Una cosa es que demos sin esperar recibir, otra es que no recibamos nada.

Por ejemplo, no podemos darle amor a quien no nos ama.

En estos casos, el amor se convierte en una fuente de sufrimiento. Pues, para amar de un modo auténtico tiene que haber una reciprocidad.

Sin embargo, hay otra realidad cuando nos referimos a dar sin esperar nada a cambio.

 

Muchas veces, en nuestras relaciones de pareja aguantamos cosas, nos sacrificamos por la relación o por la otra persona pero, en silencio, pactamos una deuda.

El caso de María

Imaginemos que a María no le gusta nada que su pareja esté siempre con el teléfono móvil cuando están comiendo, cenando o viendo una película.

Ella quiere que su pareja sea capaz de estar 100% para ella, sin distracciones.

María no le dice nada a su pareja, cede ante esta actitud, pero en su interior se guarda una deuda. María va a esperar ser recompensada por este sacrificio que está haciendo.

Quizás espera que su pareja colabore más en el hogar, que no le diga nada cuando ella esté con el móvil… Las posibilidades son infinitas.

Eso sí, es muy posible que esa deuda no se salde, pues la otra persona no sabe que la ha contraído y mucho menos es consciente de lo que está pasando.

Así pues, la relación se verá repleta de discusiones y problemas que podrían haberse evitado si hubiese una comunicación sana entre la pareja.

Con estas dos claves es suficiente para empezar a cambiar determinados patrones de conducta y empezar a amar de un modo auténtico.

Fuente: mejorconsalud.com

No hay comentarios

Dejar respuesta