¿Qué es el squirting y cómo alcanzarlo?

105

La mente desempeña un papel muy importante a la hora de lograr el squirting, por lo que es fundamental que estemos relajadas y no nos frustremos si al principio no lo conseguimos.

¿Has escuchado hablar del squirting? El término es un poco reciente y se hizo popular desde hace algunos años por el auge que han tenido las películas para adultos con este tipo de escenas.

Proviene de la palabra “squirt” que  en nuestro idioma significa “chorro” y hace referencia a la eyaculación femenina, caracterizada por la descarga abundante de líquido.

El tema fue tabú durante mucho tiempo, no solo por la cohibición del placer femenino, sino porque se pensaba que dichos líquidos eran escapes de orina.

En la actualidad despierta el interés tanto de hombres como de mujeres, puesto que no es un simple orgasmo convencional y es sinónimo de máximo placer.

¿Qué es el squirting?

Cuando algunas mujeres alcanzan el clímax, experimentan de manera involuntaria una descarga de líquidos similar a la orina, y esto es lo que se conoce como squirting.

El término es más popular en la industria del cine pornográfico que, de algún modo, es la que se ha encargado de dar a conocer este tipo de eyaculación en todo el mundo.

La excreción no se debe confundir con la eyaculación normal (en la que la mujer expulsa una pequeña cantidad de líquido espeso o lechoso), sino que se debe referir a la expulsión de líquido acuoso que se libera, literalmente, “a chorros”.

Proviene de las glándulas de Skene, las cuales están ubicadas alrededor de la llamada próstata femenina, cuya función es recoger la lubricación para luego transportarla por los canales directos de la uretra.

El tamaño de estas glándulas varía en cada mujer, y es por esto por lo que muchas tienen dificultades para conseguir un squirt.

¿Cómo alcanzar un squirting? 10 trucos para lograrlo

El squirting se ha convertido en un reto sexual para las parejas. Sin embargo, muchas deciden experimentarlo solas, a través de la masturbación.

Lo más importante es centrarse en el objetivo, hacerlo con calma y no desistir si no se consigue en el primer intento.

1. Relaja tu mente

La mente desempeña un papel muy importante en el disfrute sexual. Por eso, para alcanzar un grado máximo de placer, debes estar tranquila y convencida de lo que quieres hacer.

Si no consigues relajarte, o si te empiezas a sentir ansiosa por “no llegar” rápido, te será más difícil alcanzarlo.

2. Conoce tu cuerpo

Cuando conoces tu cuerpo tienes una gran ventaja al momento de tener relaciones sexuales. Esto te permite saber cuáles son tus puntos más débiles y cómo puedes guiar a tu pareja para potenciar el disfrute.

3. Excitación erótica

Para que se liberen todas las sensaciones necesarias para estimular un squirt es necesario realizar preliminares: besos, caricias, juegos sexuales y todo lo que pueda aumentar la sensibilidad.

4. Lubricante

La lubricación de la zona íntima antes de iniciar la estimulación puede ayudar a incrementar el grado de placer durante el acto sexual.

5. Estimulación del clítoris

Una correcta estimulación del clítoris desencadena sensaciones indescriptibles, realmente excitantes, que pueden facilitar el orgasmo.

Es importante combinar movimientos circulares, de presión y velocidades, evitando ser demasiado bruscos para no reducir la sensibilidad.

6. Penetración

Para alcanzar nuestro objetivo con más facilidad, la penetración debe ser exclusivamente con los dedos o con la ayuda de juguetes sexuales.

La pelvis debe estar lo más relajada posible y las piernas abiertas. Si gustas, puedes poner una almohada para levantar la pelvis y mejorar la experiencia.

7. Punto G

La estimulación del punto G es un momento decisivo cuando buscamos un squirting. Este se encuentra a dos falanges del interior de la vagina, con dirección hacia el clítoris.

Una vez ubicado, le puedes hacer ligeras presiones en círculos, variando la velocidad. Esto incrementará la presión sobre las glándulas de Skene que, como lo mencionados, son las que producen el líquido eyaculatorio.

8. Masaje externo

Para crear un boom de sensaciones, es bueno combinar la estimulación del punto G con ligeros masajes sobre el clítoris. Pon el dedo pulgar sobre este y haz movimientos suaves, en varias velocidades.

9. Movimientos pélvicos

Para facilitar la contracción de los músculos antes del squirting, es conveniente mover la pelvis hacia adelante, apretando los glúteos.

De este modo sentirás más placer y, en minutos, comenzarás a sentir esa sensación de querer venirte a chorros.

10. Sensación de orinar

Cuando estás a punto de alcanzar un squirt, experimentas una sensación similar a cuando quieres orinar. No te detengas, sigue relajada hasta que consigas liberarlo.

¿Estás lista para intentarlo? Si nunca lo has experimentado, es probable que tengas cierta dificultad para conseguirlo. ¡No te frustres! Relájate, concéntrate y sigue intentándolo.

Fuente: mejorconsalud.com

No hay comentarios

Dejar respuesta