Monumentos Olvidados de Vargas (Parte II) • Estructuras de gran valor que merecen ser recuperadas

3300

(V.I. Edición #14) La arquitectura ha tenido siempre la capacidad de mostrarse como evidencia tangible de la historia. Puede considerarse un claro narrador del contexto religioso, político y socioeconómico de cada país; además de ser testigo y víctima del paso de los años. En esta edición continuaremos nuestro recorrido iniciado en la edición anterior de nuestros monumentos arquitectónicos que han caído en el olvido.Pasan los años y cuando todo aquello que desea recordarse cuenta con una ambigüedad tan fuerte que su función termina por ser olvidada, su estética cambia a un tono más neutral, indefinido y puramente simbólico. Este es el caso de los monumentos desdeñados de nuestro Estado Vargas quienes se han convertido en figuras del olvido en lugar de ser constantes recordatorios de la historia local. Muchos fueron construidos, en gran parte, con diseños completamente abstractos que encajaban en el concepto futurista y que contrastan aún hoy día con el paisaje. Gran parte de ellos se habían convertido en puntos turísticos y de admiración donde eran contemplados más por sus formas y dimensiones que por su representación real.  Aquí dejamos otras obras para que las tengamos aún presentes.

•Los Silos de La Guaira (AñoS 70) y Carlos cruz diez

A diario cuando transitamos por la Avenida Soublette, en La Guaira, nos topamos con esta estructura que con su presencia y sus líneas de desgastados colores, forman parte de lo cotidiano. Muchas personas desconocen que los Silos del Puerto de La Guaira son en sí mismos una gran y hermosa obra de arte, decretados como Patrimonio Cultural de Vargas y del país, según registros del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC). Son una pieza concebida por el maestro cinético Carlos Cruz Diez, quien rebautizó las 12 figuras que conforman Los Silos. Son una muestra de arquitectura industrial proyectada por el reconocido arquitecto Jimmy Alcock, como “Cilindros de Inducción Cromática” desde 1975. Las líneas verticales de colores distinguen al depósito de granos de otros similares en puertos venezolanos. Durante 40 años han formado parte de la memoria urbana e identidad visual del estado, sin embargo en el presente los “Cilindros de Inducción Cromática” atraviesan la etapa de mayor deterioro registrado. Los colores han perdido su tono, el revestimiento está agrietado y no existen intenciones cercanas de mantenimiento.  “Antes se les hacia mantenimiento. El último fue como en 1990. Lo hacia el INP (el desaparecido Instituto Nacional de Puertos). Después la lluvia y el sol han hecho su trabajo”, explica Jaime Rodríguez, ex trabajador portuario que vive en La Guaira.

Consideramos, que hay que darle el valor que se merecen ya que el maestro Cruz-Diez es uno de los mejores artistas del país y del orbe en su estilo y tendencia.

Ha diseñado obras y piezas para estadios, plazas y sitios públicos en el resto del mundo, sin embargo, en nuestro país se han descuidado muchas de ellas, lo que debe llamarnos a la reflexión e iniciar un plan para iniciar las restauraciones de sus obras a nivel nacional.

En cuanto a Los Silos, según informaciones, el ente garante de su mantenimiento es Bolipuertos y de acuerdo a fuentes cercanas a la institución, la recuperación de la estructura en lo inmediato no está previsto, pues se están concentrados en el proceso de modernización y ampliación que adelanta la Empresa Texeira-Duarte tras el convenio suscrito entre Venezuela y Portugal; pero realmente de la obra de Cruz-Diez nadie habla. Esperamos una vez se termine la ampliación de Puerto se realice la rehabilitación de esta magnífica estructura cargada de historia, colorido y sobre todo de arte cinético de gran nivel ya que el tiempo le está jugando en contra.

378

•Cementerio de los extranjeros en la guaira (Año 1844)

Una buena parte de los Guaireños a lo largo de nuestras vidas, al pasar frente a esta fachada, nos ha invadido la curiosidad de saber lo que se encuentra detrás de las deterioradas rejas que se ven en recorrido hacia Punta de Mulatos de la Parroquia La Guaira. Para los que no tienen idea alguna, tras estos barrotes se halla lo que es conocido erróneamente como el “Cementerio de Los Españoles” (aunque sólo reposan los restos humanos de 33 personas de dicha nacionalidad) o “Cementerio de Los Ingleses”, (no obstante sólo hay 43 personas de esa nacionalidad enterradas allí), pero lo que realmente es “El Cementerio de Los Extranjeros”, un camposanto que data de 1844, aunque otros investigadores aseguran que data desde el año 1852, cuando el terreno fue adquirido por un grupo de extranjeros para levantar su propio cementerio. En ese momento los camposantos en el país pertenecían a la Iglesia Católica y todos aquellos que profesaban otra fe, como judíos o protestantes, no podían ser enterrados allí, sino en los patios de sus casas.

Este sitio está cargado de mucha historia, pero también de gran vandalismo, hurto de las piezas escultóricas que adornaban sus tumbas y el deterioro producido por la tragedia del año 1999, se congregaron en este espacio causando lamentablemente una gran desolación.

En el lugar reposan además de 368 venezolanos personas oriundas de Irlanda, Holanda, Italia, Alemania, Escocia, Estados Unidos y Curazao. Al pasar los años, cuando se ordenó la secularización de los cementerios, el camposanto de Los Extranjeros se fue abriendo a familiares, hijos y parientes de quienes poseían fosas en el mismo. “Hasta los años 80 el lugar podía ser visitado y estaba en buenas condiciones. Luego a mediados de los 90 fue víctima de hurtos y saqueos, pero el punto crítico lo ocasionó la tragedia de 1999″, explica el abo-gado Edgar Grillo, quien actúa como custodio del Cementerio de Los Extranjeros, porque allí reposan los restos de sus padres y en porque desea defender la riqueza histórica del espacio, declarado Patrimonio Cultural del Municipio Vargas en febrero de 1999 y Patrimonio de la Nación en 2005.

Los habitantes del estado, apostamos por el desarrollo del mismo, pero también a la conservación de sus espacios históricos. El uso de este lugar, debería efectivamente recuperarse pero como un museo y un sitio de interés turístico para la región. Aquí reposan los restos de personalidades como Federico Lessman, Jacinto Erguí, Juan Aranaga, César Almaral, Oscar Domingo Rivodó, entre otros. Así como hay esculturas y monumentos hechos por reconocidos artistas, como el italiano Emilio Gariboldi, entre otros, además se ven firmas de galenos como Knoche.

REGISTROS POR LA UCV

Con un área de unos 5.000 metros cuadrados, según información proveniente de la Agencias de Noticia Venezuela (AVN) actualmente se realiza el registro de cada una de las tumbas, labor que cuenta con la participación de estudiantes de los últimos semestres de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela (UCV), algunos de ellos tesistas que han centrado su investigación en la recuperación histórica y antropológica de esta necrópolis. Se prevé que, una vez concluido el registro, unas cien personas, entre voluntarios y estudiantes universitarios, tomarán en mano brochas, palas y picos, para remover tierra y material vegetal con el fin de recuperar las piezas del cementerio, muchas de las cuales irán a un laboratorio de restauración arqueológica que operará dentro de una de las naves de la Casa Guipuzcoana. 

Sería una verdadera lástima que se pierda un lugar gran valor artístico, donde se pueden apreciar grandes esculturas del siglo XIX hechas por diversos artistas italianos e ingleses en los mausoleos. Contamos que se le dé el uso adecuado al momento que se decida recuperarlo formalmente.

No hay comentarios

Dejar respuesta