Luchar por estar juntos ¿es una muestra de amor?

38

Si solo una de las partes lucha por permanecer juntos pero la otra no pone de su parte está claro que esa relación no tiene futuro y debemos huir lo antes posible.

Luchar por estar juntos puede considerarse muy romántico. Sin embargo, a la hora de la verdad, ¿nos compensa realmente luchar por un amor que, quizás, tiene los días contados?

Para ello, hay que reflexionar sobre el motivo que tiene nuestra lucha y de qué manera lo estamos haciendo.

Porque, quizás, mi pareja me maltrata pero yo aguanto estando a su lado creyendo así que lucho porque nuestra relación continúe.

 

Sin embargo, ¿nos compensa luchar por estar juntos? Muchas personas dicen que el amor no es una lucha. El amor se construye día a día, con ambas partes implicadas en este proceso.

En el momento en el que hay una lucha es que algo no está yendo bien, pero nos resistimos a aceptarlo. Intentamos derribar un muro que se cierne entre nosotros.

Luchar por estar juntos supone un desgaste importante

Hay que tener muy en cuenta que luchar por estar juntos supone un gran desgaste de energía. Estamos poniendo todos nuestros esfuerzos por sacar adelante una relación que da muestras de derrumbarse.

Puede ser que hayamos cortado y vuelto a tener una relación innumerables veces con la misma persona. Es lo que podríamos denominar “relaciones intermitentes”.

También es posible que nuestra pareja esté lejos y que parezca que eso no vaya a cambiar. Sin embargo, estamos ahí, al pie del cañón, manteniendo una esperanza y expectativas irreales.

Aunque luchar por estar juntos pueda terminar con nosotros, es algo que casi todo hemos hecho alguna vez y sabemos bien por qué.

 El amor parece justificarlo todo y hay una creencia sobre él muy poderosa: en el amor hay que luchar y aguantar. Pero ¿es esto del todo cierto?

La respuesta es: depende. Si una pareja ha tenido una relación intermitente y siempre que empiezan de nuevo a salir, al cabo de unos meses, terminan cortando, ¿cuándo se darán cuenta de que esa va a ser siempre la dinámica?

Si una relación se mantiene en la distancia, pero parece que a largo plazo nunca ambos miembros podrán estar juntos ¿cuánto tiempo seguirán sus miembros manteniendo una esperanza poco realista de que la relación vaya hacia adelante?

“Los jóvenes de antes aguantaban más en una relación”

Esta frase que muchas veces pronuncian los más ancianos deja patente una realidad.

Ahora parece que consumimos relaciones, en vez de esforzarnos por mantenerlas. Sin embargo, esto no siempre es así.

Aguantar en una relación nunca debe entenderse como “tengo que aguantar que mi pareja me levante la mano, que me falte al respeto o que me humille” o “tengo que aguantar que me haya sido infiel”.

No. Aguantar tiene que entenderse como una circunstancia que afecta a la relación, pero que no supone que uno de los miembros esté haciendo sufrir al otro.

Por ejemplo, que uno de los miembros se quede sin trabajo, que haya penurias económicas, que los hijos sean un poco rebeldes…

Hay situaciones en las que hay que esforzarse porque la relación avance, porque hay circunstancias no elegidas que le están afectando.

Sin embargo, en cuanto es la otra persona quien nos hace daño, ¿qué estamos aguantando? ¿Que nos destruyan?

En el amor no todo vale

Cuando tenemos que luchar por estar juntos, es necesario que nos replanteemos si en verdad esto está valiendo la pena.

En los ejemplos ya comentados, a veces es un ir contracorriente ante algo que tiene los días contados. Sin embargo, nos resistimos en nombre del amor.

Nos olvidamos de que en el amor no todo vale y tampoco el amor todo lo puede. Podemos enamorarnos de una persona que termine haciéndonos daño, pero esto no implica que tengamos que aguantarlo.

Nosotros vamos primero, nuestra felicidad es lo más importante y si luchando nos estamos dejando la piel para nada, dejemos de autoengañarnos y tiremos la toalla.

Tenemos que aprender a ver las cosas con perspectiva para así tomar las mejores decisiones y, sobre todo, impedir que todo lo que hacemos suponga un esfuerzo baldío que termine con nosotros.

Fuente: mejorconsalud.com

No hay comentarios

Dejar respuesta