Los microondas contaminan tanto como 7 millones de coches

87

La escala de sus impactos en el medio ambiente no se conocía hasta ahora.

Los investigadores han llevado a cabo el primer estudio exhaustivo sobre los impactos ambientales de los microondas, considerando su ciclo de vida completo, desde que se compran hasta que son desechados.

Los microondas representan el mayor porcentaje de ventas de todo tipo de hornos en la UE, con cifras que llegarán a casi 135 millones en 2020. A pesar de esto, la escala de sus impactos en el medio ambiente no se conocía hasta ahora.

En total, el equipo de investigación analizó 12 factores ambientales diferentes, incluido el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales y la toxicidad ecológica.

Las conclusiones fueron claras: los microondas emiten 7,7 millones de toneladas de dióxido de carbono al año en la UE. Esto es equivalente a las emisiones anuales de 6.8 millones de automóviles, o el equivalente a la electricidad anual generada por tres grandes plantas de energía de gas.

Tal como se muestra en la investigación, los principales contaminantes ambientales son los materiales utilizados para fabricar las microondas, el proceso de fabricación y la gestión de residuos al final de la vida útil. De hecho, el proceso de fabricación por sí solo contribuye con más del 20% al agotamiento de los recursos naturales y al cambio climático.

Sin embargo, es el consumo de electricidad por microondas el que tiene el mayor impacto en el medioambiente, teniendo en cuenta todo su ciclo de vida, desde la producción de combustibles hasta la generación de electricidad.

Por ejemplo, el uso habitual de un horno microondas durante una vida útil de 8 años, que utiliza 573 kilovatios hora, consume tanto como si dejáramos encendida una bombilla LED de 7 vatios durante unos nueve años, el equivalente al gasto de tres grandes plantas de energía de gas en un año.

Y todo esto a pesar del hecho de que los microondas pasan más del 90% de su vida inactivos, en modo de espera.

Los autores del estudio sugieren que los esfuerzos para reducir el consumo deben enfocarse en mejorar la conciencia y el comportamiento de los consumidores para usar los electrodomésticos de manera más eficiente. Por ejemplo, el consumo de electricidad por microondas debería reducirse ajustando el tiempo de cocción al tipo de comida.

Además, debido a su bajo costo relativo y facilidad de fabricación, los consumidores están desechando más equipos eléctricos y electrónicos que nunca, incluyendo microondas.

Fuente: muyinteresante.es

No hay comentarios

Dejar respuesta