Lo cívico-militar signa los cambios históricos

524
Batalla de Carabobo y Día del Ejército evoca a nuestros soldados.

El 24 de junio de 1821 se escenificó en sabanas de Carabobo una de las principales acciones militares de la Guerra de Independencia de Venezuela y Colombia, según refiere la historiografía. Un día como hoy también se conmemora el Día del Ejército, establecido por el ex presidente Carlos Delgado Chalbaud en 1949 “con el fin de emparentar a los militares con formación académica con nuestra gesta fundacional como República”, asegura el historiador y profesor universitario Lionel Muñoz, quien al hablar del significado histórico del 24 de Junio pone acento en la preparación que a lo largo de la historia han experimentado nuestros soldados y en su sensibilidad popular.

Sobre la Batalla de Carabobo (1821), señala que “no se encaró bajo la égida de un ejército formalmente instituido, sino por hombres de armas cuya condición fue expresión histórica de la fragilidad de las instituciones y de la existencia de demandas sociales y políticas insatisfechas”.

¿Por qué dice que no fue un ejército el que participó en la Batalla de Carabobo?

En el siglo XIX aún no se podía hablar de ejército. No estaban profesionalizados, y en su mayoría fueron seguidores de los caudillos. Después, en la independencia, la inestabilidad política dificultó formar un cuerpo armado especializado, más allá de la Secretaría de Guerra y Marina y a los varios y fallidos intentos de crear la Academia Militar, hasta su fundación en 1910. Allí es cuando se puede hablar con todo rigor del Ejército nacional.

¿Cuál es el cambio histórico más importante para nuestros soldados en el marco del proceso democrático venezolano?

Desde su profesionalización, el vínculo cívico-militar ha sido pasto de todo tipo de polémicas. Cabe decir que muchos momentos de cambio político han estado signados por esta conjunción. Hay ejemplos claves: el 18 de octubre de 1945, que pese a haber sido una acción militar, contó con un apoyo civil que permitió dar un vuelco a la historia durante el trienio 1945 – 1948; el 23 de enero del 58, fecha que pese a haber sido empujada por la insurrección civil de los días previos y por la larga y heroica resistencia adelantada por el PCV y AD, contó el apoyo de un importante sector militar con vocación democrática, y el 13 de abril del 2002, cuando la acción civil y militar en conjunto hizo retornar el hilo constitucional temporalmente interrumpido por el golpe militar patronal de los días anteriores.

¿Cree que nuestros soldados resistan las presiones de deponer la institucionalidad?

En nuestros militares existe hoy una profunda conciencia democrática y sentido de defensa. El concepto de soberanía es cardinal en su formación. Además, han protagonizado en el tiempo reciente un proceso que los ha llevado a involucrarse profundamente con la vida del mundo civil. Cualquier intento de agresión contra nuestra soberanía, en cualquiera de sus sentidos, será repelido por nuestra Fuerza Armada.

Pero pareciera que algunos sectores siguen buscando un golpe de Estado.

Gracias a la Constitución de 1999, nuestras mujeres y hombres de uniforme ejercen el sufragio. Esto los ha hecho más sensibles a la soberanía popular. Por ese respeto por la voluntad libremente expresada en las urnas y de la que nuestros militares hoy forman parte, difícilmente tendrá cabida en Venezuela un atentado contra ella que provenga de los cuarteles.

“En cuentas del imperio, la milicia figura como uno de los principales obstáculos para volver a reinar en estas tierras” señala el historiador Pedro Calzadilla, presidente del Centro Nacional de Historia, y agrega que “si es posible apreciar un cambio profundo en 17 años de revolución es en la Fanb”.

Al hablar de nuestros soldados, afirma: “la independencia la conquista un pueblo que se volvió ejército. No debemos
nunca perder de vista esta dimensión. La nación proclamada en 1811 vivió por muchos años en las armas. La República era
un proyecto defendido
y sostenido en los campos
de batalla. Ese ejército se constituyó con los pobres, los sujetos principales
del triunfo”. Agrega que la unión civico-militar es uno de los escollos no del todo resuelto por las élites. “No por casualidad Chávez
y la revolución bolivariana encuentran en la Fanb
el territorio propicio”, dijo.

Fuente: ultimasnoticias.com.ve

 

No hay comentarios

Dejar respuesta