La Hipertensión Arterial • Un Enemigo Silencioso

La Hipertensión Arterial se ha convertido en los últimos años en un serio problema de salud en Venezuela. En los últimos años la Hipertensión Arterial se ha convertido en uno de los padecimientos más comunes de nuestra población que está íntimamente ligada a los mecanismos de las diferentes enfermedades cardiovasculares que constituyen la primera causa de muerte en el entorno.

Además de tener importancia como causa de muerte, también la tiene por el hecho de que esta relacionada como patología degenerativa  frecuente, provocando situaciones de invalidez importante, lo que genera un gran gasto social y económico al ciudadano. La Hipertensión Arterial es una enfermedad de evolución crónica caracterizada por la elevación de la presión arterial sistólica y / o diastólica por encima de los niveles óptimos esperados. Para la Organización Mundial de la Salud es un problema grave de salud que afecta a 600 millones de personas y causa 3 millones de muerte al  año en todo el mundo. Es una patología frecuente entre la población adulta, y afrodescendiente, estimándose que alrededor del 25- 30% de la misma a  nivel mundial la padece.

SIEMPRE VIGILANTES

La ausencia de síntomas es frecuente de ahí que algunos la denominan el  “enemigo silencioso” dado que en muchas ocasiones sólo pueda identificarse en el curso del examen físico. En el primer grupo de los síntomas se encuentra la cefalea generalmente localizada en la región occipital, se presenta al despertar el paciente en la mañana y desaparece de manera espontánea, palpitaciones, fatiga fácil e impotencia sexual.

FACTORES QUE INFLUYEN:

Muchos factores pueden afectar la presión arterial, como:

• Qué tanta cantidad de agua y sal uno tiene en el organismo. 

• El estado de los riñones, del sistema nervioso o los vasos sanguíneos. 

• Los niveles de diferentes hormonas en el cuerpo.

A usted muy probablemente le dirán que su presión arterial está demasiado alta a medida que vaya envejeciendo. Esto se debe a que sus vasos sanguíneos se vuelven más rígidos con la edad. 

Cuando esto sucede, su presión arterial se eleva. La hipertensión arterial aumenta la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal y la muerte temprana.

Usted tiene un riesgo más alto de sufrir hipertensión arterial si:

• Es afrodescendeiente

• Es obeso.

• Con frecuencia está estresado.

• Toma demasiado alcohol (más de un trago al día para las mujeres y más de dos para los hombres).

• Come demasiada sal en la dieta.

• Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial.

• Tiene diabetes.

• Fuma.

TRATAMIENTO Y ESTILO DE VIDA:

El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial, de tal manera que uno tenga un riesgo menor de complicaciones. La mayoría de las veces, se puede controlar con medicamentos y cambios en el estilo de vida. Su médico puede ayudarle a encontrar programas para bajar de peso, dejar de fumar y hacer ejercicio. Usted también puede lograr que el médico lo remita a un nutricionista que pueda ayudarle a planear una dieta que sea saludable en su caso.

A menudo, un sólo fármaco para la presión arterial puede no ser suficiente para controlarla y es posible que usted necesite tomar dos o más. Es muy importante que usted tome los medicamentos que le recetaron. Si presenta efectos secundarios, el médico puede sustituirlos por un medicamento diferente. 

NUEVE PASOS SENCILLOS PARA CONTROLAR LA PRESIÓN ARTERIAL: 

Siguiendo estas sencillas medidas, no resultará difícil controlar la hipertensión y con ellas conseguirás acercarte al ideal propuesto por los especialistas: que tu tensión no suba de 140-90 mm/Hg (14 de máxima y 9 de mínima.

1.- Reduce la sal en las comidas: La sal, por su contenido en sodio, puede     elevar las cifras de tensión arterial. Se calcula que el consumo medio de sal de una persona por día es de 10-15 g, cuando lo aconsejable, en casos de hipertensión, es que no supere los 5-6 g.  

2.- No aumentes de peso: La obesidad es un factor de riesgo. Los expertos consideran que una reducción de 4 o 5 kilos es suficiente para hacer descender las cifras a niveles razonables, para ello, disminuye la ingesta de calorías diarias y de grasas saturadas. 

3.- No dejes el tratamiento: Para la hipertensión no hay ningún remedio definitivo. Es una enfermedad que necesita ser controlada de por vida. Por ello,  cuando el médico te prescriba el trata-miento no lo abandones, al igual comunícale cualquier novedad. 

4.- Haz deporte con frecuencia: El ejercicio regular hace descender la tensión por varias razones: produce un efecto de vasodilatación (disminuyendo la presión que ejercen las arterias) y mejora el metabolismo de las grasas (implicadas en la hipertensión). 

5.- Usa tu propio tensiómetro: Si adquieres la sana costumbre de medirte la tensión, ¿por qué no te haces con un buen tensiómetro y controlas tu mismo las cifras?. Automedirse la tensión ofrece datos más fiables, así estas al tanto de tus niveles de forma constante. De igual manera hazte controles periódicos con un buen médico.

6.- Siempre a la misma hora: La tensión arterial no reflejará los mismos valores por la mañana que por la noche (es más elevada a primera hora del día), o si la mides al hacer ejercicios (el deporte aumenta los niveles tensionales). Por ello, lo mejor es tomarse la tensión siempre a la misma hora del día y en las mismas condiciones ambientales. 

7.- Deja ¡ya! el cigarrillo: La nicotina ejerce un efecto presor agudo, agravando el problema de la presión de las arterias. En la media hora que sigue al consumo de un cigarrillo las cifras de la presión arterial se elevan. 

8.- Grasas y azúcar, lo justo: Es necesario que el hipertenso siga una dieta para reducir azúcar o grasas, ya que estos factores afectan a la presión arterial.

9.- Lee bien los prospectos: Algunos medicamentos para tratar enfermedades crónicas ejercen un efecto presor sobre las arterias. Es el caso de antinflamatorios, esteroides, anticonceptivos orales y simpaticomiméticos. Lee bien los prospectos de los fármacos que tomas si eres hipertenso.

OTRO PUNTO IMPORTANTE

Si usted padece hipertensión arterial, tendrá citas programadas regularmente con el médico. Incluso, si no le han diagnosticado hipertensión arterial, es importante hacerse revisar la presión durante los chequeos anuales, especialmente si alguien en la familia tiene o ha tenido hipertensión. Los adultos mayores de 18 años se deben revisar la presión arterial de manera regular.

Por: Mélida Brache • Fuentes: biosalud.saber.ula.ve •  medicineplus.com • Foto: elblogdelnutricionista.blogspot.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ver Última Edición
Bodys Sex Shop
Multiservicios M4H
Spa


Publica en TuGuiaOnline

Instagram