“El Camino de Los Españoles” bello lugar cargado de Historia. Art. Edición #21

333

(V.I. Edición #21) Un sendero en el Parque Nacional Warairarepano que va desde Caracas hasta La Guaira.

Según historiadores, el camino fue ordenado en mayo de 1589, por el Gobernador y Capitán General de la Provincia de Venezuela y fundador del puerto de La Guaira, don Diego de Osorio y Villegas.

Grandes Historias y Misterios rodean a La Guaira. Fueron los aborígenes arauacos quienes primero marcaron con su huella el litoral central venezolano. Sin embargo la llegada de los españoles marcó producto de la colonización impuesta a la fuerza, el destino futuro del territorio.

Santiago de León de Caracas en el siglo XVI era dependiente del puerto de La Guaira para recibir materiales y cualquier artículo de primera necesidad. Entre el puerto y la naciente ciudad estaban el Valle y la cordillera de la costa como separación que hacia imposible el transporte de los bienes.

El Camino de la Montaña se ordena por Diego de Osorio tras veintidós años de la fundación de Caracas, éste fungía de Gobernador y Capitán General de la Provincia de Venezuela y, además, fue el fundador del puerto de La Guaira.

Algunos cronistas aseguran que el camino ha tenido diversos nombres; Camino a Caracas, Camino a la Mar, Camino al Puerto de San Pedro de la Guaira, Camino Real o Camino Viejo. Todos los demás caminos fueron prohibidos por la Corona española luego de que el pirata Amyas Preston asolara la capital en 1595.

Durante tres siglos fue el único camino que unía a las dos poblaciones y servía para el transporte de personas, alimentos, bienes y cualquier material necesario para la colonización de Venezuela y la guerra de independencia hasta 1845, cuando el presidente Carlos Soublette inauguró la que hoy se conoce como Carretera Vieja.

La ruta tenía su comienzo en “El Rincón” ubicado en Maiquetía, de ahí a Las Llanadas continuando por diferentes puntos donde existían fortines, posadas y haciendas.

El camino culminaba al oeste, en la Puerta de Caracas donde estaba la aduana.

“El Camino de Los Españoles” gozaba de gran belleza y excelente calidad de drenajes para la época, de alta precisión en cuanto a su arquitectura, el duro y azulado granito del Ávila le confiere gran vistosidad y esplendor.

Por él pasaron los repatriados restos del Libertador Simón Bolívar en 1841, en la única carreta registrada que transitó por esta vía.

Una gran fuente turística sin aprovechar

Hoy apenas es utilizado por quienes viven en alguno de sus caseríos y por algún excursionista a pesar de que se trata de uno de los lugares con mayor potencial turístico de Venezuela, pues a su gran belleza hay que sumarle la historia que rezuman sus 18 kilómetros. “Si no fuera por la procesión de la virgen de Lourdes, este camino ya se hubiera perdido”, dice Antonio Pereira, quien organiza la procesión que cada 11 de febrero atraviesa este camino desde hace más de 133 años. Muchas iniciativas se han dispuesto, pero hasta el sol de hoy no hay nada en concreto, ojalá pudiera ser explotado a nivel turístico como se merece.

Por: Héctor de Oliveira

No hay comentarios

Dejar respuesta