De Paseo por El Jardín de las Piedras Marinas Soñadoras (Artículo Edic. #19 Revista Digital)

397

(V.I. Edic. #19) El artista y filósofo creador del museo conocido como “El Jardín de Las Piedras Soñadoras” es Gonzalo Barrios Pérez, mejor conocido como Zóez, quien ha consagrado su vida a investigar los fenómenos del universo, y a rescatar la belleza sublime del planeta, teniendo como hogar la Montaña Sagrada “Waraira Repano”, El Ávila.  El Jardín es un libro abierto que muestra las maravillas de la naturaleza con cada una de sus obras de arte, ya que “las piedras marinas son como fósiles vivientes que tienen grabado todo un conocimiento milenario que se puede leer al tener contacto con ellas”. El arte se plantea como una búsqueda dinámica del equilibrio. El recorrido por el museo es una experiencia vivencial que transmite la armonía de la naturaleza a través de los cinco sentidos.

Este singular museo está ubicado en el sector Dolores de San José de Galipán, a 600 metros de altura sobre el nivel del mar, en el Parque Nacional El Ávila – Caracas – Venezuela. Con un paradisíaco paisaje de montaña con vista al mar. Se puede ir al museo desde el pueblo de Macuto en rústico (15 minutos) o a pié (1 hora y 45 minutos).

Único en su estilo

Este es el único museo de arte ecológico del mundo reconocido por la unión europea, universidades e instituciones nacionales e internacionales:

•Por ser un museo donde el visitante experimenta una correspondencia recíproca y natural con todas las obras que lo conforman es un espacio VIVO envolvente en el cual los sentidos juegan un papel definitivo para el mejor conocimiento y disfrute del objeto de arte

•Por el efecto magnético que ejercen las obras sobre el visitante. El Jardín es un espacio donde la magia desencadena su lenguaje emblemático y prodigioso, en el que el hombre se descubre y se identifica con las potencias que rigen su destino.

•Por la disposición de las obras en todo el espacio del Museo; en alineamientos que establecen ejes que se vinculan armónicamente entre sí.

•Por brindarle la oportunidad al visitante de realizar una obra artística de reelaboración permanente. El museo dispone de un espacio (La Nada y La Gestación) donde niños, jóvenes y adultos pueden tener la experiencia de participar en la creación de una escultura que luego sería incorporada a la obra: La Realización.

•Por el hecho de exponer un “código moral” en uno de sus monumentos (El Arca de las Leyes Dimensionales), para que el visitante reflexione sobre su relación con el mundo que lo rodea y luego se vea motivado a establecer una correspondencia de armonía con su entorno.

Recibe personas de todas la edades y se dictan Talleres, Grupos y Convivencias todo el día.

Antes de asistir Zóez recomienda ver la película “What the Bleep Do We Know” y descubre la propuesta filosófica del Jardín de las Piedras Marinas Soñadoras.

No hay comentarios

Dejar respuesta