Cuando hablar con la pareja es como hablar con la pared

170

A la hora de hablar con nuestra pareja es importante que sepamos escuchar, empatizar y ponernos en la piel del otro para así poder llegar a un acuerdo satisfactorio.

La comunicación en las relaciones de pareja es algo muy importante. Sin embargo, más veces de las que pensamos, intentar mantener una conversación con la pareja es como hablar con la pared.

Hay como un muro que impide una comunicación fluida, donde ambas partes puedan expresar sus opiniones para hallar un punto de encuentro ante las diferencias que puedan surgir.

¿Por qué ocurre esto? Si tanto queremos a nuestra pareja, ¿por qué construimos esta barrera?

La culpa es del otro

Como bien podemos observar en otro tipo de relaciones, como las de amistad, tendemos a responsabilizar a los demás de cosas de las que tan solo nosotros somos responsables.

Nos lavamos las manos, no queremos admitir que tenemos parte o toda la culpa. Esto sucede porque consideramos que nuestro punto de vista es el único certero y válido.

Cuando hablar con la pareja es difícil es porque actuamos de esta manera. Acabamos discutiendo sin llegar a ningún consenso, ya que la tendencia es gritar “tú tienes la culpa”.

De esta manera, la discusión se convierte en algo inútil, que puede incluso dañar la relación debido a trapos sucios que se pueden sacar o palabras fuera de tono que se pueden decir y que afectarán de forma importante a nuestra relación.

Por todo esto, tenemos que empezar a ser más empáticos y a no creernos seres tan perfectos. Debemos mirar hacia nosotros y preguntarnos ¿qué he hecho que no está bien? ¿Qué podría mejorar?

  • No es el otro el único que tiene que mejorar, cambiar y adecuarse a lo que nosotros queremos.
  • Nosotros también tenemos que aceptar al otro tal y como es, y modificar esa percepción de que siempre tenemos la razón y de que la culpa es del otro.

Nadie tiene que cambiar. Nadie tiene que llevar culpa alguna. Los dos miembros que conforman una relación deben dar sus puntos de vista, diferentes, pero para llegar a un punto en común.

Ver más allá del muro

Debido a la culpabilidad, hablar con la pareja es como hablar con una pared porque el otro no quiere ver más allá de su muro, y nosotros tampoco.

Sin embargo, aquí te dejamos algunas claves para que ese muro pueda incluso derribarse para permitir una comunicación fluida y que tenga éxito a pesar de los diferentes puntos de vista.

  • Tu pareja puede ver la realidad de una manera diferente a la tuya, pero eso no significa que no sea válida. Aceptar esto te permitirá ponerte en su lugar, dar tu propia opinión y llegar a un acuerdo justo.
  • La empatía es una habilidad muy importante que pocas personas potencian. Ponerte en la piel de tu pareja te permitirá no negarte en rotundo e imponer tu propia visión de las cosas.

Además, te ayudará a tratar los temas con más tacto.

  • No rechaces algo solo porque no te guste. Hay personas cuya primera respuesta suele ser “no”. Tienes que ser más abierto, pues siempre hay posibilidades.

Las cosas no son siempre como las vemos. Hay mucho más allá de ese muro que hemos creado, tras el que nos protegemos y dañamos nuestras relaciones.

Seamos más flexibles, más comprensivos. No impongamos nuestra verdad. Solo de esta manera, podremos evitar que hablar con la pareja sea como hablar con una pared.

La importancia de escuchar

Hablar con la pareja puede ser hablar contra una pared porque nuestra pareja no nos escucha o porque nosotros mismos no la escuchamos en su debido momento.

La escucha activa forma parte de una comunicación saludable y no está de más prestarle la debida atención.

Muchas personas no escuchan, pero después reclaman ser escuchadas. No obstante, primero hay que aplicarse el cuento…

¿Has experimentar este hablar con la pareja tan incómodo? Escuchar al otro, no imponer nuestra propia realidad y discutir con sentido te permitirán llegar a un punto de encuentro satisfactorio para los dos.

La comunicación es muy importante. Esta puede determinar el futuro de la relación, así que empecemos a prestarle atención y a cuidarla.

Fuente: mejorconsalud.com

No hay comentarios

Dejar respuesta