Conoce a Ofiuco, el decimotercer signo del zodiaco que desordenó la astrología

146

Este nuevo signo se ubica entre Escorpión y Sagitario.

Jacqueline Mitton, de la Real Sociedad de Astronomía británica, corrigió dos equivocaciones astrológicas en 1995: primero, que por los efectos de precesión de la tierra, el calendario de signos estaba erróneamente adelantado. Segundo y más aún sorpresivo, que en realidad no eran 12, sino 13 signos.

Miltton aclaró que la elíptica (el aparente recorrido anual del Sol por los cielos) también atravesaba una decimotercera constelación: OFIUCO, versión latina de Asclepio, el dios griego de la medicina.

Con un nuevo signo inscrito entre el 30 de noviembre y el 18 de diciembre, los astrólogos quedaron con la difícil tarea de incluir a Ofiuco en el horóscopo. Por su parte, los Sagitario del mundo, nacidos entre el 22 de noviembre y el 21 de diciembre, quedaron llenos de dudas.

Para aclarar un poco las cosas, partamos explicando que el zodiaco astronómico es un cinturón imaginario que se distribuye en el ecuador celeste y sobre el que se sitúan las 12 antiguas constelaciones. Una constelación, por su parte, es una agrupación “aparente” de estrellas, (se pueden encontrar a diferentes distancias sin que necesariamente exista relación entre ellas). A lo largo de la historia, el número total de constelaciones y su área, variaron según quien las catalogaba. Sólo entre 1922 y 1930 fueron definitivamente establecidas por la Unión Astronómica Internacional. 

Basándose en los antiguos, el nombre de cada constelación fue designado según la figura que formaba su contorno: el Carnero, el Toro, los Gemelos, el Cangrejo, el León, la Virgen, la Balanza, el Escorpión, Sagitario o el Arquero, Capricornio, Acuario o el Aguador y los Peces. Y, como ya dijimos, a cada se le designó signo zodiacal.

Ofiuco, que ya Ptolomeo incluyó entre las 48 constelaciones de su Almagesto, probablemente no se consideró porque al dividir la banda zodiacal de 360º entre 13 constelaciones no daría un número exacto, y se unió a Sagitario con Ofiuco en un sólo signo.

El nombre de la constelación Ofiuco deriva del griego y significa “el que sostiene a la serpiente”. De hecho, esta constelación se representa con la figura de Asclepio, quien agarra con las manos una serpiente, con la cabeza hacia el oeste y la cola hacia el este. Recordemos que el emblema de serpientes entrelazadas es el símbolo de la profesión médica.

Según cuenta el mito griego, la diosa Ártemis quiso vengarse de Orión, por alardear de ser el único cazador capaz de matar a todas las bestias salvajes y por acosar continuamente a las Pléyades (las siete ninfas convertidas en palomas). La diosa le mandó a un escorpión, que lo persiguió hasta picarle en el talón y matarlo con su veneno. Los dioses trasladaron al cielo tanto a Orión como al escorpión, aunque alejados para que no pudieran volver a encontrarse. Conforme el Escorpión asciende por el horizonte oriental, Orión muere y se pone por el oeste. Pero Asclepio, con los poderes sanatorios que Apolo y Quirón le enseñaron, curó al cazador y aplastó al escorpión con el pie. Es por eso que Orión resurge por el este, mientras que el animal es aplastado por el oeste.

Fuente: upsocl.com

No hay comentarios

Dejar respuesta