Astrología y Nutrición

227

¿Cuántos de nosotros estamos preocupados por controlar o mantener nuestro peso corporal ya sea por estética, salud o simplemente moda?

Leemos y escuchamos sobre las variadas dietas o sobre las mágicas pastillas que ayudan a quemar la grasa, invirtiendo tiempo y dinero para obtener al final, frustrantes resultados y el consecuente incremento de nuestra baja autoestima.

Si bien es cierto que la obesidad puede reflejar una imagen negativa en algunas personas, es una condición que afecta al ser humano en su estado de salud en general.

El problema no es solo estar delgado, hay muchos “flacos” con problemas serios de salud también, como los que sufren de anorexia o bulimia por ejemplo. Lo importante es estar saludable.

Debemos aprender a alimentarnos de manera que una vez asimilada la estrategia de alimentación, esta pueda ser permanente en nuestra vida, sin reglas tan estrictas que nos lleven constantemente a romper con lo prohibido. Para esto lo primero que tenemos que hacer, es preparar nuestra mejor herramienta, LA MENTE.

En el universo todo es mente. El creador es la máxima expresión de esto, por ende al ser hechos a imagen y semejanza, nos convertimos en creadores del pequeño Universo. Así pues, en nuestras mentes se encuentra la capacidad de nutrirnos o desnutrirnos.

Todos conformamos la unidad gracias a la información. Nuestro cuerpo no es independiente del cuerpo del Universo. La mente humana no solamente es capaz de tomar conciencia de la información y de la energía, si no que podemos cambiar conscientemente el contenido de información que da origen a nuestro cuerpo físico, así como también influir en el contenido de energía de nuestro entorno y hacer que sucedan cosas en él.

Vamos a operar con dos reglas importantes que nunca se deben olvidar:

Como piensas y sientes, así comes!

-No cuides lo que comas, cuida lo que piensas y esta será tu dieta.

El pensamiento conlleva a la acción. Si vamos por la vida pensando “nací para ser grande”, es muy probable que tengas éxito en los negocios, pero también te alimentarás en esa proporción. O si por el contrario eres de esos que piensan “el tiempo es oro”, pues lo que vale para ti es el oro o el tiempo y la alimentación será tomada a bocanadas y lo más rápido posible.

La ansiedad es nuestro peor enemigo. No es otra cosa que la sensación falsa de necesitar algo. Muchas veces hace que nos sentamos a comer sin tener hambre realmente. Por la rápida ingesta, los mecanismos de aviso de saciedad de nuestro cuerpo no se activan a tiempo, produciendo perturbación a nuestra digestión, además de haber elegido cualquier clase de comida rápida por la premura.

Para evitar esto, debemos siempre antes de comer aquietar nuestra mente y velar porque nuestro acto de alimentación sea un rito agradable y de mucha parsimonia.

En la astrología también encontramos mucha ayuda, no solo para comprendernos a nosotros mismos, si no la correcta orientación para que nuestra alimentación sea realmente nutritiva, haciendo que nuestro organismo no acumule desechos y obtengamos así nuestra configuración física diseñada por la creación.

Cada planeta sugiere en nosotros un determinado tipo de energía que luego, dependiendo de nuestro estado físico- mental, se convierte en pensamiento. Lo mismo pasa en la naturaleza y es a lo que nosotros llamamos Inteligencia.

La naturaleza razona igual que nosotros. Los alimentos son inteligentes. Cuando los tomamos, estos establecen una comunicación con nuestro cuerpo inteligente y es cuando se produce la nutrición, dando así estímulo y vigor a nuestro ser. Es aquí donde nuestro cuerpo decide que es lo que va a tomar de esos nutrientes para procesarlos y que es lo que va a desechar.

Lo ideal entonces es que nuestros alimentos al momento de ingerirlos, se encuentren lo más cercano posible a su naturaleza o mejor dicho, lo más alejado posible del procesamiento químico- industrial, ya que este sistema elimina casi por completo el aspecto inteligente de la comida.

Los alimentos naturales al igual que las personas debemos agruparlos en los cuatro elementos que componen todo lo vivo en nuestro planeta. Lo importante es conocer que elemento nos agrupa según los astros, para establecer un equilibrio nutricional de acuerdo a los otros elementos y así estar siempre sanos.

Elemento Fuego:

Alimentos: Son todos aquellos que fomentan en nosotros la capacidad de, mediante la combustión, producir calor. Estos son entre otros, los carbohidratos naturales como los cereales, granos, frutas, nueces y por supuesto, los rayos del sol. Este elemento ayuda a controlar nuestro metabolismo.

Signos del zodíaco del elemento fuego:

Aries, Leo y Sagitario.

Las personas con “fuego” exaltado, se conocen por su irritabilidad, tendencia al estrés y en algún momento sentir aversión por el sol y el calor. Deben buscar su equilibrio nutricional ingiriendo alimentos de los otros grupos, en especial del elemento agua.

Elemento Aire:

Alimentos: Son aquellos que estimulan en nosotros la capacidad de producir oxígeno. Estos son todos los vegetales comestibles conocidos por el hombre y el Aire mismo, el cual tomamos constantemente en cada respiración. Este elemento controla el movimiento.

Signos del zodíaco del elemento aire:

Géminis, Libra y Acuario.

Las personas con “aire” exaltado, generalmente son delgadas, activas, se cansan con facilidad, imprevisibles, de apetito irregular y sueño leve o interrumpido. Su equilibrio nutricional debe ser balanceado en especial con los alimentos del elemento Tierra.

Elemento Tierra:

Alimentos: Son los que producen en nosotros las estructuras. Estos son todos los alimentos de alto contenido en proteínas como las carnes rojas, carnes blancas, huevos y algunos vegetales como la soya. Este elemento controla la función regenerativa del cuerpo.

Signos del zodíaco del elemento Tierra:

Tauro, Virgo, y Capricornio

Las personas con “tierra” en exaltación, gozan de gran fortaleza física, por lo general son afectuosos y tolerantes, son lentas para asimilar nueva información, pero una vez captada, la retienen con facilidad. Su sueño es pesado y prolongado, con tendencia a la obesidad. Deben entonces tratar de estimular el movimiento con el elemento Aire en su nutrición.

Elemento Agua:

Alimentos: Son los que estimulan en nosotros la producción del agua que necesita nuestro cuerpo para metabolizar las vitaminas, minerales y desechos orgánicos entre otras vitales funciones. Aunque se encuentran en gran contenido en los vegetales y frutas, la mejor fuente es la ingesta del agua misma a temperatura ambiente. Este elemento controla la mente.

Signos del zodíaco del elemento Agua:

Cáncer, Escorpio y Piscis

Las personas con “agua” en exaltación son muy sensibles ante los cambios, imaginativas, a veces dispersas y muy creativas. No les agrada mucho ejercitar el cuerpo y son bastante intuitivas. Por ser signos de agua, están muy influenciadas por la Luna, la cual puede hacerlas parecer algo temperamentales, sobretodo cuando el agua se estanca en el cuerpo físico. Deben basar su nutrición en el elemento Fuego, junto a los otros elementos en perfecto balance.

Es importante destacar que, no solo los nativos de cada signo tienden a exaltar su elemento natural. Cualquier persona de cualquier signo puede en determinado momento, tener incrementado uno o dos de estos elementos sin importar el grupo al que pertenece.

En conclusión, lo importante de la nutrición, es observarse siempre en el comportamiento de la mente y el cuerpo y en base a ello alimentarnos de forma balanceada con los cuatro elementos, cuidando la calidad y cantidad. Esto nos traerá en forma segura y eficiente, salud y prosperidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta