¡ANOTA! 4 posiciones para recibir sexo oral

95

Se habla mucho de las mejores posturas para practicar el coito convencional, pero no se dice nada sobre cómo colocarse para hacer sexo oral de manera efectiva… ¡hasta ahora!

Claro que la imaginación y la creatividad pueden convertir este acto en todo un espectáculo. Con un poquito de ayuda obtendrás un placer indescriptible, aquí te dejamos 4 posiciones (reales) para recibir sexo oral, que subirá la temperatura entre las sábanas.

El 69, pero de lado

Otro experto, Hollander, alumbra sobre la archiconocida postura del 69: “En vez de hacer la tradicional –y, honestamente, la más torpe– en la que uno se sitúa encima del otro, recomiendo que se pongan de lado.

Es mucho mejor ya que da un mejor acceso a los genitales del otro”. El entendido nos anima a practicar esta postura porque es “muy sucia”, en el buen sentido. “No hay nada más caliente”, advierte.

Piernas cerradas

Si la estimulación directa del clítoris es mucho para ti, te aconsejamos esta posición. Acuéstate sobre tu espalda con tu chico acostado (o de rodillas) frente a ti. Cierra las piernas durante la estimulación oral y pídele que acaricie tu monte de venus mientras frota con su lengua el área que rodea el clítoris.

Una pierna arriba

Esta posición tiene un ligero cambio de la posición tradicional (acostada sobre la espalda) y te proporciona más control. Acuéstate en la orilla de la cama y pídele a tu chico que se arrodille en el piso frente a ti. Levanta una pierna y soporta su peso tomándola con tus manos desde el muslo. Esto levanta ligeramente tu cadera, lo suficiente para que puedas moverte un poco.

Sentada como Reina

Una posición sexy que subirá la temperatura inmediatamente. Siéntate con las piernas abiertas y tu chico arrodillado frente a ti. Aunque no lo parezca, esta posición lo pone a él en control de toda la experiencia, pero no te sientas mal de sugerirle una que otra cosa.

Mariposa de control

¿Buscar tener el control total? Entonces esta es la posición para ti. Pídele a tu chico que se acueste sobre su espalda y colócate sobre él poniendo las rodillas al lado de sus orejas. Sostente de la pared o la cabecera. Para más control pídele que saque la lengua y tu mueve la cadera de acuerda a la estimulación que buscas.

Fuente: vargasaldia.com

No hay comentarios

Dejar respuesta