3 jarabes caseros para la tos seca

87

La tos seca puede ocasionar grandes molestias, se trata de una tos sin flema que no se expectora. En este artículo te presentamos algunos jarabes caseros que te ayudarán a aliviar las molestias.

Los remedios para la tos seca no funcionan de la misma manera en todo el mundo, así que lo mejor es probar diferentes alternativas y valorar cuáles son las más apropiadas para ti

Cuando hablamos de tos seca, nos referimos a esa que no tiene flema. Es una reacción que se produce cuando el cuerpo detecta algún elemento extraño en la garganta o en las vías respiratorias. De esta manera, ese carraspeo funciona como un limpiador de la zona. Por tanto, para eliminarla hay que ayudar a nuestro organismo a realizar dicha tarea. Para conseguirlo, queremos presentarte diferentes remedios caseros muy eficaces, pero nada agresivos: el objetivo es solucionar un problema sin causar otro y, para ello, lo mejor son los remedios naturales.

No obstante, si esta se da con cierta frecuencia, lo ideal es acudir al médico. Al tratarse de un síntoma de alergia, asma, neumonía u otras afecciones graves, lo más deseable es contar con la exploración del facultativo y con su consejo. Después, puedes complementar su tratamiento con terapias alternativas o, si se trata de algo leve como un resfriado, tienes la posibilidad de usar solo estas.

Si aún no has encontrado la causa, a pesar de haber ido a la consulta, piensa si hay algún factor emocional que te esté afectando. Algunas personas somatizan las situaciones estresantes a través de la tos seca. En este caso, los jarabes serán eficaces, pero lo ideal sería recurrir también a otras vías como la psicoterapia o el yoga. No obstante, si sospechas que puede ocurrirte esto, te recomendamos que pruebes con la clásica leche templada con miel. Además de suavizar la garganta, te ayudará a descansar mejor.

Jarabes caseros para la tos seca

1. Jarabe de jengibre, miel y limón

Los tres ingredientes son potentes antibacterianos, pero la miel y el jengibre presentan también la ventaja de que alivian el dolor de manera considerable.

Ingredientes

  • 3 rodajas de limón (45 g)
  • 2 cucharadas de miel (20 g)
  • 3 rodajas (50 g) de jengibre
  • 2 tazas (500 ml) de agua

 Elaboración

  • Hervir el agua con las rodajas de limón y el jengibre
  • Añadir la miel
  • Esperar quince minutos
  • Colar el preparado en un recipiente de cristal
  • Guárdalo en la nevera

Permanecerá en buen estado durante dos meses. Toma 2 o 3 cucharadas soperas al día hasta que encuentres alivio. Las personas que tosen de manera crónica, pueden ingerirlo siempre que quieran sin problema. Ninguno de los elementos son nocivos para la salud.

2. Jarabe de anís, manzanilla y clavos

Las propiedades de cada uno de estos elementos son perfectos para la tos seca. Los tres luchan con fuerza contra las bacterias y los tres son grandes analgésicos. Además, también previenen los espasmos que provocan este problema, ¿quieres saber cómo se hace?

Ingredientes

  • 1 taza (250 ml) de agua
  • 1 saquito de manzanilla
  • 1/2 cucharada (5 g) de anís
  • 2 clavos

Elaboración

  • Hervir el agua con la manzanilla
  • Añadir los clavos y el anís
  • Esperar 7 minutos
  • Colar el líquido

Como sucedía en el caso anterior, se conserva con facilidad y durante bastante tiempo. Del mismo modo, no tendrás problemas si lo tomas 2 o 3 veces diarias hasta que desaparezca la tos seca. Al tratarse de productos naturales, no suscitan efectos secundarios, a menos que tengas alguna intolerancia o alergia.

3. Cayena, jengibre y vinagre de manzana

En otros momentos, hemos hablado de la capacidad del vinagre de manzana para eliminar los elementos infecciosos. Sucede igual con la cayena. Los productos picantes actúan con mucho ímpetu sobre los mismos. Por ello, te sugerimos este peculiar jarabe casero.

Ingredientes

  • 1/4 (1,5 g) de cucharada de postre de cayena
  • 1 cucharada (1o g) de miel
  • 1/4 (1,5 g) de jengibre en polvo
  • 2 cucharadas (20 g) de agua
  • 1 cucharada de vinagre (10 g) de manzana

En este caso, basta con mezclarlo todo e ingerir una cucharada al día. Notarás mejoría más pronto de lo que crees. En general, el sabor no resulta agradable, pero piensa en este jarabe del mismo modo que en los fármacos. Los tomas a pesar de su sabor, porque sabes que te hacen bien. Dale una oportunidad.

Cada cuerpo es distinto. Incluso teniendo la misma afección, nuestras reacciones son diferentes. En este sentido, es interesante que pruebes durante varios días las distintas alternativas. De esta manera, sabrás cuál es más adecuado para ti. Así, podrás aprovechar mejor sus ventajas, ¿nos contarás tus conclusiones?.

Fuente: mejorconsalud.com

No hay comentarios

Dejar respuesta